4 claves por las que tu título marítimo te evitará problemas con la justicia

 

Seguramente hayas leído como recientemente el futbolista Víctor Valdés y el actor Óscar Jaenada, entre otros, han sido procesados por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia. ¿El motivo? Falsear títulos náuticos.

Los hechos se remontan al año 2012 cuando una operación de la Guardia Civil resultó en más de cien personas imputadas por, supuestamente, obtener el título de patrón de yate si haberse presentado al examen. Al parecer fueron suplantados por otras personas que si se presentaron en su nombre, aportando datos y documentación.

Cinco años más tarde la justicia ha confirmado el procesamiento de estas personas y por la presencia de personajes famosos, el caso se ha hecho público y notorio. Los hay que incluso quitan hierro al asunto y consideran exagerado que se penalice a quienes navegan sin haberse formado y examinado para ello. ¿De verdad hace falta falta tanto para conducir unos barcos que hoy en día están repletos de tecnología?.

1. Como patrón de yate navegas bajo tu absoluta responsabilidad

Los títulos de capitán, piloto o patrón tienen su orígenes en el carácter mercantil o de guerra, es decir la navegación profesional. La navegación de recreo sin embargo no se desarrolla hasta finales del XIX y se entiende como un acto personal y voluntario, enfocado al esparcimiento y la diversión. En consecuencia se realiza bajo la absoluta responsabilidad de quien lo practica

2. Como patrón de yate eres responsable pero también eres autoridad

De nuevo hay atribuciones que en el caso de embarcaciones de recreo tienen menos peso que en la navegación profesional, pero ¿sabías que el capitán de un barco, fuera del alcance de la autoridad pública, tiene funciones policiales? Funciones de policía judicial, instruyendo el sumario y conservando pruebas en caso de comisión de un delito abordo. De policía sanitaria, siendo responsable de las condiciones de higiene y salud en el barco y de policía aduanera, velando por el cumplimiento de la legislación fiscal

3. Como patrón de yate estás al cargo del auxilio a las personas

La legislación traslada a los patrones la obligación de asistir a las personas que se encuentren en situación de riesgo inminente o soliciten ser evacuados de una embarcación en peligro. Es cierto que aún sin mediar legislación, es fundamental el principio de solidaridad entre marinos. Sin embargo de no producirse este auxilio sin la existencia de un hecho justificado, es el patrón quien sería imputado por omisión del deber de socorro.

4. Como patrón de yate serás juzgado en función de tu nivel de conocimientos

No queremos con estos mensajes hacer crecer el miedo. Por encima de todos estos casos existe un principio fundamental de jurisprudencia que supone juzgar la responsabilidad de un titulado marítimo en función de su nivel de conocimientos. Es decir, no tiene la misma responsabilidad un capitán de la marina mercante que un patrón de un barco de recreo. Tiene la responsabilidad que la titulación que ha obtenido le exige. De ahí que nos parezca grave la posibilidad de que alguien suplante a otra persona en los exámenes de acceso a esta titulación. ¿Cómo puede alguien que no ha recibido estos conocimientos actuar como se espera de él? Y hablamos de daños personales y materiales serios.
También queda claro que en función del tamaño de las embarcaciones, el riesgo de contaminación o de accidente es muy diferente así como sus consecuencias. Sin embargo la flota de recreo es tan numerosa que la frecuencia con que se producen incidentes es mucho mayor. Cada año se producen alrededor de 20.000 accidentes marítimos relacionados con embarcaciones de recreo. El 55% concentradas entre junio y septiembre.

Por todo ello desde el  Elcano complementamos la formación obligatoria (teoría, prácticas de seguridad y navegación, radio-operador...) con cursos complementarios como el de primeros auxilios a bordo.

Si deseas recibir más información sobre estos u otros cursos no dudes en escribirnos y sobre todo cuenta con nosotros para aclararte cualquier duda sobre las obligaciones y responsabilidades como patrón.
Por tu bien y por el de los tuyos, una titulación oficial es la mejor garantía para disfrutar como nadie del mar y la navegación

 

Solicita Información

No hay comentarios

Agregar comentario